Notas > VINOS & GOURMET > Monsieur Merlot
917-49-banner.jpg
Son parte de los más famosos blends franceses, están entre las preferencias de los más reconocidos bebedores de vino en el mundo, no obstante en Argentina el Merlot es un varietal que aún no logra su merecido reconocimiento general.
 
917-521-extra1.jpg
917-540-extra2.jpg
917-596-extra3.jpg
Texto: Diego Eidelman
diego@clubsycountries.com

En el momento de leer el título de este artículo, muchos podrían haber pensado que se trataba de una reseña sobre Michel Rolland, el prestigioso y a veces controvertido enólogo francés que suele ser llamado Monsieur Merlot. Sin embargo, dicho apodo no parecería ser el más apropiado, ya que el estilo que lo caracteriza apunta más a los vinos concentrados, potentes, densos y estas no son precisamente las principales cualidades del Merlot.
Este cepaje permite obtener vinos elegantes y suaves, redondeados y sutiles, aterciopelados y con taninos amables, que son ampliamente aceptados en todo el mundo. Estas facetas del Merlot, sumadas a su delicadeza, lo hacen comparable con la personalidad de una mujer. Prácticamente se lo considera un sinónimo de los vinos de Bordeaux en donde ha alcanzado su gran reputación, especialmente en Saint-Emilion y Pomerol.
Estados Unidos es otro de los mercados en donde goza de gran popularidad y se ha convertido en uno de sus vinos tintos más consumidos. Como todo lo que alcanza fama y difusión masiva, también ha sido susceptible a recurrentes embates por parte de sus detractores. La película Sideways -Entrecopas en nuestro país- tenía una escena en la que se que atacaba directamente al Merlot y esto desencadenó una dura batalla contra el Pinot Noir. Próximamente se estrenará otra película de estilo documental en la que se reivindicará al Merlot. Está realizado por un filmmaker de Napa Valley e incluye entrevistas y charlas con productores de California y Bordeaux y entre otras cosas, el mensaje de Merlove sostiene que ningún vino varietal debería ser reducido a la simple expresión de ser superior o inferior a los otros.
En la Argentina, el Merlot no es uno de los vinos más difundidos, de hecho, en términos de preferencias sobre vinos tintos, se ubica detrás del Malbec, el Cabernet Sauvignon e incluso el Syrah, que se ha hecho tan popular con los vinos sanjuaninos de calidad. Para muchos conocedores, tal vez el principal defecto sea la falta de comunicación de sus virtudes para impulsar su conocimiento y consumo. Definitivamente, esta uva no es ajena a quienes beben vino, pero aunque pueda parecer extraño, posiblemente si el consumidor no supiera que está bebiendo Merlot, le gustaría más. Irónicamente, digamos que se bebería más Merlot si no se llamara de ese modo. Cuesta creer que vinos delicados, sedosos y amables, con aromas a mermelada de frutillas, cassis y ciruelas, no se ubiquen entre las preferencias del público. Quizás Merlove no sea suficiente como empujón para desarrollar el consumo, pero ¿las bodegas estarán interesadas en producir vinos que el consumidor no demanda?
El Merlot es la segunda uva tinta más difundida en el mundo, después de su pariente cercano, el Cabernet Sauvignon y sea cual fuera su origen, puede asumir diferentes estilos, desde los más suaves y frutales hasta los intensos y con cuerpo. Esto se puede dar en todos los terruños en donde se lo cultiva, desde su más reconocido productor, Francia y también en Italia, donde está entre las principales uvas plantadas, hasta Estados Unidos, Canadá, Argentina, Australia y Nueva Zelanda, Sudáfrica y el Este de Europa.
El caso de Chile fue muy particular, ya que durante muchos años, antes de 1993, se había confundido a las uvas Carmenère con uvas Merlot, hecho que fue confirmado luego de realizar estudios ampelográficos. Hoy en día, el armenère es el cepaje insignia de nuestro país vecino.
La uva Merlot tiene magia, tan sólo su nombre es casi como un símbolo y está teñido de simpleza, de belleza y dulzura. Proviene del patois, un antiguo dialecto francés, en el que la palabra Merle se refiere al Mirlo, un ave pequeña de plumaje azul oscuro que recuerda el color de la piel de las uvas. También tiene historia, ya que se encontraron referencias en Francia a fines del siglo XVIII, mucho antes de la Clasificación Oficial de Vinos de Bordeaux en 1855.
Volviendo a la Argentina y para finalizar, quiero citar a nuestro querido Gato Dumas, quien nos confiaba que no le gustaba el Malbec porque era demasiado carnoso, él prefería al Merlot porque siempre le descubría cosas nuevas. Merlot por favor, decía, si es posible, un Petrus.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg