Notas > TURISMO > TURISMO - Circuito Europeo
711-45-banner.jpg
Cuatro capitales, cuatro clásicos, cuatro puntos en el mapa que cambiarán la vida de cualquiera que las conozca. En este número hacemos un recorrido por Europa: para aquellos que viajan por primera vez, para aquellos que quieren volver a visitarla. Londres, Madrid, Roma y París forman este circuito que Clubs & Countries recorre. Una pequeña guía, ciudad por ciudad, con nuestros recomendados en alojamiento y gastronomía. Una puerta de entrada al viejo continente.
 
711-390-extra1.jpg
711-726-extra2.jpg
711-673-extra3.jpg
Texto: José Medrano

Madrid: ciudad madre.
Es sin dudas el principal destino cuando uno piensa en España. Se trata de la capital del país y su ciudad más importante. Aquí se concentran sedes del Gobierno, centros de administración pública, y la residencia oficial de los reyes. Es una ciudad de gran atractivo turístico: su casco histórico se funde en armonía con una moderna infraestructura en alojamiento, servicios y la más avanzada tecnología en medios de transporte. Madrid, ciudad madre, se ha convertido en una metrópoli encantadora y cosmopolita. Su Centro Histórico, el “Madrid de los Austrias”, y la impresionante Plaza Mayor, inaugurada en 1620, son de los rinconesmás populares. Una muestra viva del naciente esplendor de la ciudad durante los siglos XVI y XVII. Cerca de este lugar está el centro aristocrático donde deslumbra el Palacio Real, monumental construcción del siglo XVIII, mezcla de estilo clásico y barroco, hoy sede de la Armería Real y de singulares exhibiciones de arte. Hacia el lado derecho del edificio se encuentran los fantásticos Jardines de Sabattini y delante la Plaza de Oriente otorga un marco majestuoso. Completa el conjunto edilicio el renovado Teatro Real con la Catedral de la Almudena. Entre los imperdibles de Madrid, la Puerta del Sol nos da el punto de partida: es el kilómetro cero y muestracon emoción el antiguo reloj del edificio de Correos, hoy sede de la Comuna de Madrid donde también se expone el emblemático monumento a la ciudad: “El oso y el madroño”. La Puerta de Alcalá es el recuerdo de la entrada a Madrid del Rey Carlos III y la Estación de Atocha, de triste recuerdo luego del 11 de marzo de 2004, es una de la puntas del eje que van a formar el Paseo del Prado, el Paseo de Recoletos, el de La Castellana, para terminar en Plaza Castilla. A lo largo de este eje marcaremos el lugar conocido como Paseo de las Artes, que no es más que el comprendido entre el Monumental Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Centro de Arte Reina Sofía. Entre los barrios más típicos de Madrid están Salamanca, Lavapiés, Chueca y Chamberí. Los espacios verdes son espléndidos y para demostrarlo bastaría un paseo por el bellísimo Parque del Retiro, con sus fuentes, monumentos, árboles y lagos internos.
Dónde dormir. Madrid ofrece una gran variedad en este rubro, cabe señalar como pintoresca la Posada del Peine (Calle Postas 17), que pertenece a Petit Palace Hoteles, es de 4 estrellas y a cien metros de la Plaza Mayor. También las cadenas NH y Hesperia están bien distribuidas a lo largo de la ciudad.
Dónde comer. No dejar de probar las tapas de “Carmencito” (Libertad 16) atiende desde 1850. “Sobrino de Botín” (calle de los Cuchilleros 17) y “Dolores” en Lope de Vega y Huertas. En el tradicional “Café Gijón” (Recoletos 21) se puede tener una espléndida comida sin apuros. También merece mención Teatriz (Hermosilla 15), un viejo teatro, hoy devenido restaurant, decorado por Philippe Starck.

París: ciudad luz.
La antigua Ciudad Luz es la capital de Francia y uno de los destinos más atractivos y buscados de Europa y el mundo. Visitarla es una experiencia inolvidable y ejerce una atracción irresistible sobre sus visitantes; por la belleza de sus construcciones en los márgenes del Sena; por sus cuidadas perspectivas;por la magnificencia de sus iglesias góticas; por el tejido de sus calles en la orilla izquierda; por el esplendor de los grandes boulevares en la derecha; por la atracción de la Alta Costura y, por supuesto, por la bien ganada fama de su gastronomía. Ciudad Luz por dos razones: la luz de la razón y el conocimiento que emanaba el siglo XVIII y por ser la primera en iluminar calles en el continente. Veamos qué es insoslayable al visitar París.
Torre Eiffel. Construida para la Exposición Universal de 1889, es uno de los más conocidos iconos de la ciudad. Imponente y hermosa, subir hasta su cima es una experiencia que permite apreciar una vista inigualable.
Catedral de Notre Dame. En la îlle de la Citée, de un gótico elegante y unos vitreaux tan bellos como famosos, junto a la pequeña Saint Chapêlle, hacen de esta iglesia una de las más maravillosas del mundo.
Louvre. Este antigüo palacio se convirtió en uno de los museos más grandes de Europa por la enorme cantidad y calidad de arte que alberga. Entre sus obras maestras se destacan La Gioconda de Leonardo, La Venus de Milo, Victoria de Samotracia y Las cabezas de los esclavos de Miguel Ángel. El Louvre, junto a museos de visita obligada como el Quai D’Orsay, el museo Rodin y el museo Picasso, convierten a París también en una ciudad de arte.
Los jardines de Tullerías. Estos jardines palaciegos y el Arco de Triunfo del Carrousel van a cortarle el aliento a cualquier visitante.
La Place de la Concorde. De ocho hectáreas en el centro de Paris, fue pensada como marco para la estatua de Luis XV, y utilizada como basamento de la guillotina. Luego recibió el nombre actual y dio cabida al obelisco que se ve hoy. Desde allí se divisan con claridad la Iglesia de la Magdalena a la derecha y La Asamblea Nacional a la izquierda. Al frente el imponente Arco del Triunfo de L’Etoile y todos los Campos Eliseos, principal arteria de la ciudad con restaurantes y negocios de alto nivel van a terminar de enamorar al turista. Del Arco de L’Etoile se abren Avenidas hacia el sector parisino más codiciado por su refinamiento y belleza, más allá se abre La Defense, con su nuevo y estilizado Arco del Triunfo.
Centro Pompidou. Es “el” museo de Arte Moderno de París, de visita obligada, su diseño es vanguardista al igual que las obras que allí se exponen. Parte del encanto de la ciudad lo da su relación vital con el Sena, unido por doce puentes entre ambas orillas.
El Palacio y Jardines de Luxemburgo. Estos agregan más encanto y variedad a lo que ya tiene esta gran capital. El Palacio de Versalles. Si bien no queda en Paris sería una picardía no visitarlo. Su infinita belleza y su enorme historia hacen de este lugar un destino imperdible.
Dónde dormir. El “Best Western Etoile Saint Honoré” es un 4 estrellas en la Rue du Faubourg Saint Honoré 214, en el cual se consigue alojamiento por 222 euros la habitación doble. El “Tim hotel Elisées” es un razonable 3 estrellas a 108 euros la noche. Rue des Cambacéres 16. Entre los más económicos del barrio del Sagrado Corazón, se halla el “Confort Hotel Sacre Coeur” donde la habitación cuesta 86 euros la noche (Rue des Abbeses 57).
Dónde comer. “La Petite Chaise” (Rue de Grenelle, 36) es uno de los restaurants más clásicos de la ciudad y no es caro. “Le Procope” (Rue de L’Ancienne Comedie, 13) es la brasserie más antigua donde comer no es lo más importante: data de 1686 y mantiene hasta las 19 un precio bajo en su menú diario: imperdible.

Roma: viejo imperio.
¿Cómo abordar una ciudad eterna con eficacia y en pocos días? Una idea sería proponerse un plan por sectores, teniendo en cuenta que Roma es como un campo arqueológico a descubrir, que convive en armonía con la modernidad. Una parada obligada es el Coliseo, al que se llega atravesando el Foro Romano, zona central en torno a la que se desarrolló la antigua Roma y en la que tenían lugar el comercio, los negocios, la religión y la administración de justicia. Sus ruinas aún hoy reflejan la magnificencia de lo que fue entonces el Imperio romano. El Coliseo se encuentra en el centro de la ciudad, en la antigüedad poseía una capacidad para 50.000 espectadores y se construyó en el 70  D.C.
La sede histórica del Capitolio está constituida por el Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo, edificios situados en la plaza del Campidoglio, remodelada según diseño de Miguel Ángel. Roma es una ciudad-museo al igual que Florencia. Caminar por sus calles y pasajes transportan a los turistas en el tiempo. Pero sus museos de puertas adentro también son imperdibles. La Galería Nacional de Arte; la Galería Borghese dentro de la Villa Borghese, un edificio del siglo XVII con una enorme colección de pintura y escultura; la Galería Nacional de Arte Moderno, donde se conserva una importantísima colección de arte contemporáneo y los Museos Vaticanos, que incluyen los famosos frescos de la Capilla Sixtina y las habitaciones pintadas por Rafael. Nota: no se debe dejar de visitar el Vaticano si se viaja a Roma: la catedral de San Pedro con la más famosa “Piedad” de Miguel Ángel, la columnata de Bernini y el castillo de San Ángel, entre otras maravillas, se lo van a demostrar.
El monumento a Vittorio Emmanuele ocupa un centro neurálgico de la ciudad y el monumento a Garibaldi se halla en un lugar alto desde donde se domina un magnífico panorama: no se olvide que Roma es ciudad de “siete colinas”. Iconos son la Piazza del Popolo, Piazza Spagna, Piazza Navona, la Via del Corso, la Fontana di Trevi (recuerde tirar una moneda de espaldas a la fuente si quiere volver a Roma) y muchas más que resultaría imposible mencionar.
Dónde comer y beber. Café y helados en verano, alguna bebida espirituosa en invierno y café siempre. Los hay buenos en muchos lugares pero el imperdible es “El Greco” de la via Condotti, cerca de la glamorosa Piazza Spagna, famosa también por sus desfiles. La heladería seleccionada es la de la esquina de Piazza Navona, el sabor: Tartufo, sin dudas. En Roma se come bien casi en todos lados, pero Alla Rampa, en la base de las escaleras de la Piazza Spagna, ofrece delicias italianas en mariscos, pescados, pastas y verduras sutilmente preparadas. Uno más: “Alfredo” (¡el original!), sobre la calle Imperatore 30, ¡Los mejores tallarines del mundo!

Londres: nuevo imperio.
La capital del Reino Unido es de las ciudades más admiradas y visitadas del mundo. Moda y teatro, música inigualable, impresionante y ecléctica variedad de pubs, bares y restaurantes. Todo dentro de una sociedad construida sobre su grandeza histórica. Londres está siempre a la moda, es vanguardista, cambiante y única. La ciudad se extiende a ambos márgenes del Támesis, río con menos protagonismo que el Sena de París, pero con más relevancia que el Tíber de Roma. Tradicionalmente las zonas más encumbradas y aristocráticas se extienden hacia el Este a partir del Hyde Park y van despareciendo al Oeste. Iconos de esta ciudad son la Torre de Londres y el famoso Big Ben, desde el punto de vista político el Parlamento, que presenta una magnifica vista desde el río, el Palacio Real de Buckingham, sede de la monarquía inglesa. También resulta imposible dejar de visitar la Abadía de Westminster y la Catedral de Saint Paul. Paradigmática es también la estatua de Eros en Picadilly Circus. Quien visite Londres en busca de una cierta evocación histórica la encontrará en los medallones fijados en las fachadas de antiguas construcciones donde vivieron personajes como por ejemplo el Libertador José de San Martín. Es además una ciudad de magníficos parques, como el Regent’s Park, el Hyde Park, Kensignton Gardens, Green’s Park y St. Jame’s Park. Los nombres de sus barrios hablan por sí mismos: Mayfair, Soho, Belgravia, Kensington, Notting Hill, Paddigton, Chelsea, sin olvidar a la más que famosa City. Entre sus museos destacan la National Gallery, el Tate Modern, Tate Britain, Portrait Gallery, Victoria and Albert Museum y el maravilloso British Museum. Lo mejor de la moda se puede encontrar en Bond Street y Savile Road. Esta ciudad es famosa también por sus tiendas de relevancia en el mundo entero, sin dudas Harrod’s es la más conocida.
Dónde dormir. “Kensington Town House”, 3 estrellas (Hogarth Road 32-36), se ofrece por 59 euros la habitación doble. “St. Giles Hotel & Leisure Club”, se encuentra muy cerca de la mejor parte de la calle Oxford. “Hotel Airways” (31 St. Georges Drive), con desayuno británico por 69 euros la habitación doble.
Comer y beber en Londres. “Pj’s Bar & Grill”, es un pub con un toque de fusión (52 Fulham Road), la bebida se busca de la barra. “Bibendum” es un restaurant y bar de ostras que funciona en la planta baja de la Michelen House (52, Fulham Road). “Rules” es desde 1798, el más antiguo de Londres, con una granja que produce todo lo que se cocina allí.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg