Notas > TURISMO > TURISMO - Grecia
587-945-grecia.jpg
Para hablar de Grecia no queda más que remontarse siglos y siglos atrás, tiempos en que las leyendas se confunden con la realidad, tiempos de dioses y personas, de amores y batallas; conocerlos y entenderlos nos lleva a adorar Grecia, mágica cuna de la civilización.
 
587-500-extra1.jpg
587-433-extra3.jpg
587-452-extra4.jpg
587-526-extra2.jpg

Texto: José Medrano

La República Helénica, con el Mediterráneo y sus leyendas se convierte en una mezcla perfecta de tradiciones, mitos y paseos: Ulises y su caballo de Troya, Zeus y su Olimpo, islas de una belleza inconcebible, playas infinitas y ruinas únicas. Este mes paseamos por Grecia en un viaje inolvidable.

Atenas. Atenas es la capital del país. Según la mitología toma su nombre de la diosa Atenea, hija favorita de Zeus, rey de los dioses griegos. Atenea era bella, fuerte y la patrona de una ciudad que hoy es uno de los centros turísticos más importantes del mundo. Al igual que su diosa, la ciudad también es bella y fuerte: la conservación de sus ruinas, la riqueza de sus museos y su suave estilo de vida, hacen de esta capital un lugar fuera de lo común. Un recorrido por Atenas invita a viajar por el tiempo.

La Acrópolis y el Partenón. Es posible que la mayor parte de los paseos por Atenas giren en torno a su Acrópolis, y perderse entre las calles que la circundan es la mejor manera de conocer los secretos más encantadores de la ciudad. La palabra Acrópolis proviene del griego y significa “ciudad en lo alto”. En Grecia, efectivamente, está en la parte alta de la ciudad y coronada por el Partenón, sin dudas el distintivo más grande no sólo de Atenas, sino de Grecia toda. Se trata de una construcción testigo de una civilización triunfante, con edificios que datan del II milenio AC. Basado en los principios propios de la época, fue construido en los tiempos de Pericles y arquitectónicamente presenta columnas dóricas, dos pórticos, ocho columnas en las fachadas y 17 columnas laterales. Se trata de una de las construcciones más bellas y matemáticamente exactas de la historia. En su interior se encontraba un tesoro único, una estatua de Atenea en oro que se erguía doce metros sobre el suelo, además de habitaciones dedicadas exclusivamente a ofrendas. La Acrópolis forma parte del centro de la vida contemporánea. Las pequeñas calles estrechas y empinadas suben hasta la colina y se reagrupan en comercios y restaurantes. Por la noche la vida en lo alto tiene mucho para ofrecer: espectáculos y danzas tradicionales pueden ser vistos en plena calle, o desde la terraza de un café. El Templo de Atenea-Nike, construcción a la que se opuso Pericles en su tiempo, completa la oferta de santuarios dedicados para honrar a la diosa protectora de la ciudad, aunque su minúsculo tamaño en comparación con el resto de las construcciones hace que su presencia sea casi testimonial.

Recorrido recomendado:
empezar por la calle peatonal de Dionyssiou Areopagitou, subir a la Acrópolis, visitar los Propileos, el Partenón, el Erecteion y el Museo de la Acrópolis. Al bajar, visitar la colina del Areópago, la de Filopapou, la iglesia bizantina de Agios Dimitrios Loumbardiaris, el pequeño monte de Pnix y seguir por la calle peatonal de Apostolou Pavlou hasta llegar a Thission. Hacer una parada en la calle Iraklidón y sentarse en alguna de sus cafeterías. Bajando por la calle peatonal de Iraklidón se llega a la calle Pireós, antigua zona industrial convertida hoy en centro de actividades culturales llena de bares y restaurantes de moda. Cuidado: antes de recorrer la Acrópolis es conveniente comprar agua, ya que suele hacer mucho calor. También es conveniente utilizar un calzado cómodo, porque son más de tres kilómetros de recorrido.

Las islas griegas. Las islas constituyen el principal signo distintivo de Grecia: más de 7500 kilómetros de costa que presentan playas, golfos, dunas, cuevas en rocas, terrenos volcánicos y más. Dado que en estas islas se desarrollaron algunas de las civilizaciones europeas más antiguas, poseen sitios arqueológicos únicos y concentran el 58% del total de hoteles de todo el país. Su belleza sin par es lo que las convierten en uno de los destinos más románticos del mundo. Grecia tiene seis mil islas e islotes esparcidos por el mar Egeo y el Jonio, de las cuales 227 están habitadas y son cinco las más visitadas: Santorini, Mykonos, Creta, Rodas y Delfos. Además de poseer incalculables bellezas naturales, los griegos son maestros en el arte de hacer sentir bien a quienes los visitan. Cada una de estas islas tiene algo para destacar: Santorini su impactante belleza y sus deliciosos platos típicos; Creta su diversidad y cantidad de actividades y deliciosos vinos; Mykonos su exuberante vida nocturna y preciosas playas; Rodas la calidez de su gente y la tranquilidad que brinda y Delfos sus vistas panorámicas y su vasta mitología. Quizás el mejor momento para visitar Grecia sea a partir de mediados de septiembre. El clima no es tan agobiante y los precios son un poco más baratos. Es importante saber que Grecia no es precisamente un destino turístico que se caracterice por ser económico.

Santorini. Para muchos la más singular de las islas del circuito griego. Lo que la convierte en única es que se cierne literalmente sobre la punta de un antiguo volcán cuya explosión, en el año 1500 AC., fue para algunos el más grande de la historia. El parque arqueológico de Aktoriri es en realidad, para los expertos, lo que muchos han descrito como la ciudad perdida de Atlantis. Los paisajes y atardeceres allí son simplemente inolvidables. La afluencia de turistas a Santorini crece cada año gracias a la belleza de sus orillas, al calor moderado por sus vientos y a los puntos arqueológicos del territorio: como la mayoría de las islas, Santorini conserva los rastros de un pasado glorioso. Desde 1860 y desde la apertura de una cantera en ocasión del canal de Suez, numerosas construcciones y moradas destruidas por la erupción volcánica fueron descubiertas bajo varios metros de roca. Imperdible.

Mykonos. Famosa por su vida nocturna, sus joyerías especializadas en oro y su glamour, esta isla es de visita obligada para cualquier persona que vaya a Grecia. Mykonos vive al ritmo del turismo, está poco poblada y en días de sol se puede apreciar la enorme belleza de sus playas, su agua traslúcida y el sello típicamente cycladico de sus construcciones: casas blancas con persianas azules y molinos. Es considerada una de las islas más bellas de toda Grecia, sus atardeceres son de reputación mundial y es perfecta para perderse entre sus calles abovedadas e inclinadas. Para recorrerla se alquilan motos a precios muy accesibles (12 euros por día).

Creta. Es la más grande de las islas de Grecia, la quinta más importante del Mediterráneo y tiene de todo para el turista: una ciudad cosmopolita, ruinas antiguas, playas y las gargantas rocosas más prolongadas de Europa. Creta tiene grandes contrastes: montañas, llanuras, bosques, playas, aguas cristalinas y todo ello debido a su particular clima. Es también cuna de la civilización más antigua de Europa, la llamada Cretense, que comienza su desarrollo 2.800 años AC. Esta civilización nos dejó el legado de sus enormes palacios y el florecimiento de las artes y el comercio. Su más conocido personaje, aparte del Minotauro, es sin duda Doménico Teotocópulos, el Greco. Por sus dimensiones, se aconseja dividir la visita en dos o más etapas, una al Este y otra al Oeste, o al revés para facilitar el recorrido: por ejemplo, para llegar de Hersonissos (centro-este) y querer visitar Chania, la zona más bonita de la isla, pasará casi tres horas en auto para llegar y otras tres horas para volver. Las mejores playas de Creta se encuentran allí donde no hay hoteles, lejos de los centros turísticos. Si se dispone de pocos días para visitar Creta conviene alojarse cerca del centro ya que las distancias se acortan. Creta se combina muy bien con Santorini por barco (3 horas) y con Rodas por avión. Se aconseja alquilar un auto para recorrer la isla.

Delfos. Es como una impresionante terraza de increíble vista panorámica, rodeada por una alfombra de olivos que llegan hasta el mar. El nombre de Delfos proviene de la historia de Apolo en la que se transformó en delfín para atraer a un barco cretense y a su tripulación, a los cuales se los consagró para hacerse cargo del hoy mítico oráculo de Delfos. Se trata de una isla arqueológica y también una moderna ciudad. El camino hasta el templo de Apolo está plagado de casas construidas con las ofrendas de las ciudades, y monumentos en conmemoración de grandes acontecimientos y triunfos. Los manantiales dieron a este lugar un carácter sagrado, al principio llamado Pitó ya que poseía una pitonisa que entraba en trance reclinada en un trípode al fondo del santuario, que tocaba el ombligo del mundo. Para los amantes de la mitología y la historia, Delfos es un lugar especial.

Rodas. Es muy similar a Creta en cuanto a la diversidad de lugares y actividades, y el clima también es parecido, pero es una isla mucho más pequeña. Ante todo, Rodas es una ciudad y una isla histórica, pero ofrece también la posibilidad de disfrutar de una naturaleza lujuriosa. Combinar el viaje cultural con el descanso es ideal en esta isla. Célebre por su Coloso, una estatua gigante situada en la entrada del puerto de la ciudad (que es considerada una de la siete maravillas del mundo), el nombre de la isla deriva de la ninfa Rodas, la esposa de Helios, el Dios solar. Según la mitología, la isla tiene la protección del sol desde el día en que emergió del mar. El folklore es omnipresente: aunque los monumentos son cada vez menos visibles, el culto al sol y ciertos ritos siguen siendo frecuentes. La ciudad está actualmente situada cerca de lo que era la antigua ciudad de Rodas, fundada en el año 408 AC, que conserva antiguos vestigios, ciertas fortalezas y barrios medievales que uno no puede dejar de visitar. El territorio fue dominado por distintos estados a lo largo de la historia, y se convirtió en griego en el año 1948 después de haber pertenecido a Italia y Turquía.

Cruceros. Los cruceros por Grecia comenzaron a desarrollarse en la década de los ´60 y en los últimos años avanzó a un ritmo vertiginoso. Los barcos con bandera griega que realizan tours de uno o varios días por el Mediterráneo y puertos del país, en muchos casos tienen una capacidad total por encima de los 10 mil pasajeros y mueven a más de 500 mil pasajeros al año. Hay cruceros de tres días por 321 euros, de 7 días por 878 euros, entre otras opciones más.

DATOS ÚTILES
Tipos de alojamiento. Grecia recibe al año más de 14 millones de turistas. Así, en las últimas décadas se ha desarrollado una infraestructura turística moderna para satisfacer las necesidades y exigencias de alojamiento de cualquier visitante. La mayoría de los alojamientos han sido renovados y disponen de instalaciones de alto estándar. Hay opciones para todos los bolsillos.
Gastronomía. Los sabores incomparables de la cocina griega hacen que este país se distinga por sus deliciosos manjares. Al contrario de la idea que tiene mucha gente sobre esta cocina no sólo se encuentran los clásicos platos griegos (“mousakás”, o “souvlakia” o “ensalada horiátiki”), si no una gran variedad que pueden satisfacer tanto las exigencias de vegetarianos como de quienes comen carne. Grecia cuenta con una tradición culinaria de cuatro mil años y sin embargo, ha recibido influencias de países vecinos, tanto de Oriente como de Occidente.
Luna de miel. Si la idea es pasar la luna de miel en Grecia, conviene por lo menos planificarla con dos meses de antelación. De este modo, se puede estar seguro de conseguir buenos precios en tarifas aéreas y el alojamiento que se pretenda.



Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg