Notas > TURISMO > TURISMO - RUSIA EN IDIOMA FÚTBOL
3322-45-banner.jpg
Sabemos que un buen contingente de argentinos viajará el próximo año a arengar a la Selección. Aquí trazaremos una ruta de imperdibles para aquellos que aprovechen el viaje para dar algunas vueltas, además de disfrutar de buen fútbol.
 
3322-387-extra1.jpg
3322-648-extra2.jpg
3322-801-extra3.jpg
3322-906-extra4.jpg
3322-182-extra5.jpg
3322-277-extra6.jpg
3322-933-extra7.jpg
Por MILENA WETTO

Parece que fue hace muy poco que terminó el Mundial de Brasil y ya estamos pensando en Rusia 2018.
Sí, el tiempo está pasando demasiado rápido para beneplácito de los amantes del fútbol mundial. Faltan apenas 6 meses para empezar a sufrir mirando los partidos de nuestra selección. Eso con el agravante del horario, que en muchos casos se interpondrá con nuestros quehaceres diarios (seis horas menos nos separan de Moscú y de la mayoría de las ciudades sede).
Pero si está dentro del grupo de los privilegiados que podrá ver los partidos en el propio lugar de los acontecimientos, entonces aproveche la inversión de tiempo y dinero para ver mucho más que fútbol. Aquí encontrará todo aquello que no puede dejar de ver de cada una de las ciudades sede de la Copa Mundial. ¡A tomar nota!

¿A DÓNDE VAMOS?
Rusia es el país más grande del mundo con más de diecisiete millones de km2 de superficie, o lo que es lo mismo, la novena parte de la superficie de todo el planeta. Este dato intimida lo suficiente como para entender que no es buena idea andar sin rumbo por Rusia, pero si necesita otro dato más, se lo aportamos: el idioma.
El viaje a Rusia, supone pues, todo un desafío. Ser planificado y realista con el alcance del viaje, serán imprescindibles para aprovechar el tiempo y disfrutarlo sin contratiempos. A continuación, ofrecemos un pantallazo de los principales atractivos de Moscú que no se puede perder, así como lo más relevante de las 11 ciudades sede de la próxima Copa Mundial.

MOSCÚ, LA MEGA CIUDAD
La capital de Rusia es la mega ciudad más septentrional del mundo y la sexta más poblada. La Plaza Roja, el Kremlin –antigua residencia zarista con varios edificios amurallados y la Catedral de San Basilio con sus coloridas cúpulas, son visitas obligadas para cualquier viajero que pisa por primera vez esta ciudad, pero también se asombrará con el Metro, uno de los más profundos del mundo y también uno de los más hermosamente decorados, y se enamorará de los callejones del distrito de Arbat, llenos de historia y buena gastronomía. Aproveche también para conocer la parte moderna de la ciudad, la llamada Moscow City, con sus imponentes rascacielos y, si tiene tiempo libre, tome el barco turístico a lo largo del río Moscova para ver desde allí los principales lugares de interés.
También puede darse una escapada a Izmailovo, para comprar souvenirs a mucho mejor precio que en los alrededores de la Plaza Roja –no puede irse de Moscú sin una matrioshka-.
En Moscú el verano no es demasiado caluroso (temperaturas medias de 22° en junio) y suele ser muy lluvioso, así que tome recaudos cuando esté al aire libre.

SAN PETERSBURGO
San Petersburgo –antigua Leningrado- es la segunda ciudad más poblada de Rusia con más de 5 millones de habitantes, pero también es la segunda más grande del país. Es, para muchos, la más bella ciudad rusa, debido principalmente a los más de 400 puentes que atraviesan los numerosos canales que le han dado el apodo de la “Venecia del Norte”. En el centro de la ciudad no puede dejar de admirar el Palacio de los Zares, la Plaza del Palacio y el Museo Hermitage. Puede decirse que la arquitectura es lo más relevante de San Petersburgo, por lo que merece la pena un recorrido por sus calles y avenidas, para ir descubriendo iglesias y edificios antiguos que lo deslumbrarán. Si lo prefiere, haga el recorrido en barco, por los canales del barrio Admiralteisky o por el Río Neva, concluyendo el paseo en su malecón, al caer la tarde. Una postal inolvidable.

EKATERIMBURGO
Está ubicada en el centro oeste de Rusia y es la cuarta ciudad más poblada del país. Esta ciudad es célebre ya que allí fue asesinado el último zar ruso, Nicolás II y su familia.
También llamada Yekaterimburgo, es un polo científico, industrial y cultural de importancia. Está emplazada sobre la cadena de los Montes Urales que corren a lo largo del hermoso río Iset y que forman una frontera natural entre Europa y Asia. Si visita este lugar debe ver la Catedral de la Sangre Derramada, una iglesia ortodoxa erigida en donde antes estuvo la casa en la que fue ejecutada la familia Romanov. Vaya también a Ganina Yama, una antigua mina de hierro abandonada durante muchos años en el siglo XIX y donde fueron enterrados y posteriormente incinerados los cuerpos de los siete integrantes de la familia del zar Nicolás II. Desde el 2001 una gran cruz marca el borde de la zanja donde fueron sepultados inicialmente y se construyeron siete capillas en recuerdo de cada uno de los asesinados. El lugar se cubre de lirios cada 17 de julio para recibir a una larga procesión que comienza en la Catedral de la Sangre Derramada.
Como esta ciudad está emplazada en el lado asiático de Rusia, hay mucha gastronomía japonesa y china, aunque también podrá degustar platillos típicos rusos, turcos y hasta alemanes.
Para pasear o descansar, un recorrido por el Weir on River Iset, punto neurálgico de la ciudad, le dará muy buenas vistas del río y fuentes iluminadas por la noche. Ideal para relajarse o ejercitarse.

KAZÁN
Es la capital de la República de Tartaristán, está emplazada a orillas del hermoso río Volga y es uno de los principales centros económicos y políticos del país, por lo que desde 2009 es legalmente llamada la “tercera capital de Rusia”. Es una ciudad multiétnica donde musulmanes y cristianos conviven en medio de una rica historia que se ve reflejada en su arquitectura.
Uno de los más fieles representantes de este legado es el Kremlin de Kazán, construido por Iván El Terrible, con edificios que datan del siglo XVI. Esta ciudadela fue incluida en 2000 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. No olvide visitar también la mezquita Kul Sharif, una de las más grandes de Europa.
Kazán tiene un tráfico ferroviario intenso y es una buena forma para trasladarse desde y hacia otros puntos de Rusia.

SARANSK
Saransk es la capital de la República de Mordovia, al oeste de Rusia. Es una pequeña ciudad de 383 km2 de superficie y poco más de 300 mil habitantes. Sorprende que esta pequeña ciudad haya sido escogida como una de las sedes de la Copa Mundial, por lo que el estadio que se está construyendo allí será uno de los más pequeños: 45.000 asientos, 15.000 de los cuales son desmontables y serán eliminados al finalizar el campeonato.
Saransk es conocida por el gran número de cárceles que alberga y, más recientemente, por otro dato fortuito: es allí donde el actor francés (recientemente nacionalizado ruso), Gerard Depardieu tiene su residencia.
Para pasear, visite el Museo de Artes de Mordovia con muchas tallas de madera y piezas de arte de la época estalinista.

SAMARA
Mil kilómetros separan a esta ciudad de la capital de Rusia, pero se ubica sexta en importancia, por ser el centro de la industria espacial y aeronáutica. Samara está ubicada al suroeste del país, en la parte europea y en la orilla izquierda del río Volga.
Allí podrá visitar el bunker que hizo construir Stalin en 1942 en caso de una necesaria evacuación; hoy es un museo muy visitado. Un paseo imperdible es caminar el malecón de 4 kilómetros de extensión a lo largo del rio, tomar sol o simplemente descansar en el pasto o la arena. También podrá recorrer el Volga a bordo de motonaves o tomar cruceros a las ciudades emplazadas a lo largo del río, entre ellas Kazán y Volgogrado, también sedes del Mundial.

KALININGRADO
Es, tal vez, la sede más particular, ya que esta ciudad rusa en realidad está… fuera de Rusia. Así como lo lee. Por esas cosas extrañas que suceden tras las guerras, secesiones y repartos políticos, Kaliningrado fue en realidad, hasta 1945 cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, una ciudad alemana.
Esta particularidad hace que sea una ciudad rusa situada entre Polonia y Lituania y a 600 kilómetros del país al cual pertenece. Sus habitantes necesitan visa para atravesar Lituania y llegar al otro lado de su propia nación, mientras que adentro, ya casi nada recuerda el antiguo pasado alemán, ya que los rusos se ocuparon de borrar o sustituir cualquier vestigio que pudo sobrevivir a los bombardeos de la guerra.
Hoy el castillo de Königsberg fue sustituido por una mole cuadrada de concreto, vacía por dentro, que dieron por llamar la Casa de los Soviets, y la antigua catedral ahora funge como lugar para conciertos. Cuesta pensar cómo se podrá organizar esta aislada ciudad para recibir al contingente turístico durante el Mundial. Si usted será uno de ellos, aproveche la cercanía para cruzar la “frontera” y conocer los países vecinos, especialmente la bella Lituania.

NIZHNI NÓVGOROD
Está ubicada en el centro de la Rusia europea, en la confluencia de los ríos Volga y Oká. Hasta 1990 la ciudad se llamaba Gorki y fue y sigue siendo importante por su actividad industrial de defensa.
La actividad turística también es intensa, ya que esta ciudad es escala principal de los barcos que recorren el Volga. Su casco histórico bien conservado y sus numerosos monumentos arquitectónicos y culturales le valieron que la UNESCO la incluyera entre las 100 ciudades con mayor valor histórico y cultural del mundo.
Visitar el Kremlin de ladrillo crudo, sus catedrales de piedra y sus vistas al río, son obligatorias si pasa por Nizhni Nóvgorod.

VOLGOGRADO
Es la antigua Stalingrado, tristemente recordada y reconocida mundialmente por la cruel batalla que protagonizaron los soldados soviéticos ante los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.
Está ubicada al suroeste de Rusia, en la parte europea y tiene un clima mucho más templado que otras ciudades rusas, lo cual atrae a muchos turistas. Pero tenga en cuenta que en verano la temperatura puede superar los 40 grados. Resulta difícil asociar a Rusia con veranos tan calurosos, así que tenga presente este dato si decide visitarla durante el Mundial de fútbol.
No deje de ver el monumento a la Gran Guerra Patria, una estatua de 85 metros de altura, erigida sobre la colina Mamáyev Kurgán, desde donde tendrá hermosas vistas de la ciudad. Y si el calor apremia, aproveche para nadar y refrescarse en cualquier punto a lo largo de los 100 kilómetros del río Volga que baña las orillas de esta hermosa ciudad.
Muy cerca de Volgogrado está Rostov del Don, con similares características climáticas y geográficas. La ciudad está atravesada por el río Don que desemboca al mar de Azov y más allá a los mares Caspio, Báltico y Blanco.
Rostov del Don tiene hermosas vistas, edificios antiguos muy bien conservados, muchos museos para visitar y uno de los zoológicos más grandes de Rusia con más de cinco millones de especies que podrá apreciar caminando o a bordo de un carruaje tirado por caballos.
El estanque en el río Don ofrece vistas hermosas por la noche; vale la pena recorrerlo.

SOCHI
Sochi es una hermosa ciudad balneario a orillas del mar Negro, lo que la hace uno de los puntos más turísticos de Europa, y específicamente de la Rusia post URSS, luego de haber cedido a Ucrania los más populares balnearios de la península de Crimea. Sochi ganó relevancia internacional luego de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014, lo cual aumentó significativamente el caudal turístico. El clima de Sochi ayuda a este fenómeno, ya que es agradable incluso en invierno, aunque en verano puede ser húmedo y bastante caluroso, con máximas de más de 35 grados.
En Sochi está muy desarrollado el tenis –allí dio sus pininos la gran María Sharápova– y es también sede del Gran Premio de Rusia de Fórmula 1. Sochi tiene un parque nacional con vistas imponentes desde la cima del monte Ajun, además de miles de especies de plantas y arbustos autóctonos y de todos los continentes (el arboreto de Sochi). También podrá visitar las plantaciones de té más septentrionales del mundo y saborear una taza en alguna de las casas de té del pueblo Uch Dere.

Recomendaciones útiles, vaya a donde vaya
• Los argentinos no necesitan visa para entrar a Rusia como turistas y permanecer en el país por un período de hasta 90 días.
• Pida en su hotel que le escriban la dirección y teléfono en cirílico (idioma ruso) y no la pierda por nada del mundo. Así podrá pedir ayuda a los transeúntes en caso de que esté extraviado o mostrársela al taxista para que lo lleve de regreso.
• Tome en cuenta que algunas ciudades sede no están acostumbradas a recibir una gran cantidad de turistas, así que tome los recaudos necesarios al momento de trasladarse entre ciudades, comer fuera o visitar las atracciones principales de cada ciudad. Sea paciente y organice bien sus tiempos.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg