Notas > TURISMO > TURISMO - VALPARAÍSO
3074-210-banner.jpg
La joya del Pacífico. Enclavada en un anfiteatro natural y rodeada por 45 cerros que se precipitan hacia un bellísimo mar, esta ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su arquitectura histórica, sus tradiciones, su naturaleza y su arte son solo algunos de los motivos por los que es, sin dudas, uno de los lugares más lindos de Chile para visitar en estas vacaciones.
 
3074-12-extra1.jpg
3074-642-extra2.jpg
3074-84-extra3.jpg
Por josé medrano

Valparaíso inspiró a escritores, arquitectos, músicos y dibujantes gracias a los encantos de su colorido paisaje. Quizás sea Pablo Neruda uno de los poetas más célebres que vivió y dejó aquí sus más destacadas obras. La ciudad está a sólo 120 kilómetros de Santiago de Chile, a 8 de Viña del Mar y a 406 de la provincia de Mendoza, lo que la ubica en un lugar clave a la hora de un recorrido más amplio.
Uno de los principales atractivos de Valparaíso son sus cerros, donde se encuentran desde un cementerio de disidentes hasta una cárcel reconvertida en centro cultural; novedosos hoteles boutiques y bares muy pintorescos. Son más de 40 cerros, y entre los más conocidos están el Bellavista, Concepción, Cordillera, Polanco y Barón, aunque hay muchos otros. A ellos se puede subir por enormes escaleras o en uno de los 15 antiguos ascensores que funcionan en el corazón de la ciudad y que son parte de la identidad del lugar (y que desde ya recomendamos visitar). Hay también bellos paseos en los que se unen arquitectura patrimonial y grandes miradores; los más destacados son el paseo Yugoslavo en el Cerro Alegre; y el Gervasoni y Atkinson en el Cerro Concepción.
Esta ciudad sorprende a sus visitantes no sólo por su atmósfera inquietante, sino por poseer una gran variedad de propuestas culinarias: elegantes restaurantes con historia aguardan a los comensales con las delicias del mar que solo un país como Chile puede tener. Además, sus bohemias calles ofrecen una activa vida nocturna que invita a todos a sumarse para pasar noches inolvidables. Al recorrer Valparaíso también se podrá apreciar La Sebastiana (ver recuadro), el Muelle Prat -entrada y salida marítima-, el increíble Mirador O´Higgins, símbolo de la ciudad, y el Barrio del Puerto con su artesanía, pesca e iglesias rodeadas de callecitas de gran valor arquitectónico. También se puede descubrir la ciudad en barco o realizar los diferentes paseos que se conectan con los ascensores y que permiten admirarla en todo su esplendor. Comencemos entonces por ahí, por sus grandes paseos.

PASEO GERVASONI
Está ubicado en el Cerro Concepción y se sube a través del ascensor Concepción. El lugar fue emplazado en lo que fueron durante la Colonia los terrenos del Fuerte Concepción, que estaban destinados a la defensa de la bahía contra las incursiones piratas, aunque desde allí jamás se disparó un solo tiro. Una vez en lo alto, se puede apreciar a lo grande la bahía y la ciudad de Valparaíso. En este paseo se encuentran muy buenos hoteles en donde alojarse, además de una buena oferta gastronómica que incluye bares para los más jóvenes. Desde hace sólo unos meses, enamorados de todo el mundo eligieron las puertas de este Paseo para dejar sus candados cerrados en señal de amor eterno, un ritual tomado del Puente de las Artes de París y que hizo que el lugar cobrara un nuevo encanto -en el día de los enamorados hay descuento para las parejas-.

PASEO YUGOSLAVO
Situado en el cerro Alegre, sobre la calle Prat, es accesible por el ascensor El Peral o por la calle Urriola. Se conecta con el cerro Concepción por medio de la calle Montealegre, donde está el Palacio Baburizza, hoy Museo de Bellas Artes de Valparaíso. Es uno de los primeros lugares del cerro Alegre y del cerro Concepción que fue convertido en mirador. Según su historia, fue en1880 cuando este lugar fue convertido en el Paseo Americano, con piso de tierra y barandas de madera, aunque en 1916 se construyó el actual Museo de Bellas Artes y, al poco tiempo, Don Pascual Baburizza, de ascendencia yugoslava, construyó allí su residencia -que hoy se puede visitar- y dio nombre al lugar. La vista en este punto es una de las más privilegiadas por estar ubicado precisamente sobre la Plaza Sotomayor; se pueden apreciar las tareas portuarias con los buques distribuidos en diversos puntos y, hacia el norte, la mayoría de las playas de Viña del Mar. Toda una invitación...

PASEO 21 DE MAYO
Ubicado en el Cerro Playa Ancha (símbolo de la ciudad y lugar para visitar), es el punto de encuentro del cerro y se llega a través del ascensor Artillería. Éste representa uno de los paseos más tradicionales de Valparaíso y Chile por las victorias bélicas que allí se sucedieron. Ubicado sobre una explanada horizontal al borde del acantilado, tiene grandes árboles y asientos para apreciar en toda su extensión el puerto y la ciudad de Valparaíso con todos sus cerros. Cada 31 de diciembre, gran cantidad de visitantes locales y extranjeros llegan hasta aquí para presenciar el espectáculo “Año Nuevo en el Mar”.

LA COSTA DE VALPARAÍSO
El Paseo Rubén Darío recorre el camino costero desde la Caleta El Membrillo hasta la playa Carvallo y toda su extensión se puede hacer tanto a pie como en auto. A mitad de camino se encuentra un pequeño parque que lleva el mismo nombre y se caracteriza por sus áreas verdes cubiertas de árboles y flores. Caminando por la vereda junto al mar, es inevitable toparse con una enorme y antigua hélice de alguna embarcación dada de baja, que es expuesta en una suerte de museo al aire libre. Las vistas que entrega este paseo son inmejorables; en días despejados se aprecia toda la bahía de Valparaíso, su ciudad, Viña del Mar, las dunas de Montemar y de Mantagua y hasta la chimenea de la fundición de cobre de Ventanas. Hacia el interior se ve claramente el cerro La Campana, la Cordillera de Los Andes y hasta el monte Aconcagua. Verán, al recorrerlo, las olas chocar con rocas que parecieran sostener la calle. Por este camino se llega finalmente al Paseo Carvallo que llega a la Playa Las Tropaderas, cuya principal característica es el fuerte oleaje que provocan los vientos del sur y sus espectaculares atardeceres. Desde aquí es posible apreciar la punta de la Piedra Feliz, la entrada y salida de grandes buques a la bahía y la actividad de botes pescadores y buques pesqueros de mayor envergadura. Con sus ascensores, sus cerros, su playa, su magia y la calidez de su gente, no podemos menos que invitarlo a conocer Valparaíso para que, al igual que Neruda, se enamore de este “Puerto Loco”, de este “Disparate” de ciudad y para que -como dicen- al terminar de recorrer sus infinitas escaleras se haya, finalmente, “dado la vuelta al mundo”.

LA SEBASTIANA
La historia contemporánea de Valparaíso está íntimamente ligada a la figura del reconocido poeta chileno Pablo Neruda. Fue en esta ciudad que el escritor, cansado del bullicio de Santiago, encontró una casa ubicada en el cerro Florida con una infinita vista al mar, donde pensó que podría “vivir y escribir tranquilo”. La llamó La Sebastiana en honor a su constructor, Sebastián Collado, quien logró que se pudiera apreciar desde allí todo Valparaíso. En esta casa fue donde el poeta escribió las obras que lo llevaron a ganar el Premio Nobel de Literatura en el año 1971. Con su muerte, la casa quedó deshabitada por mucho tiempo hasta que se logró reconstruirla y convertirla en un museo. Al ingresar se percibe que cada sala fue pensada y decorada con una intencionalidad que la distingue de otras. El detalle en la ornamentación la hace única e irrepetible, como lo fue Neruda. En el primer piso, por ejemplo, se observa un caballo de madera traído desde París y una colección de botellas de colores de diferentes formas. En el segundo piso se encuentra el bar, detrás el cual sólo podía pararse Neruda para preparar los tragos a sus amigos. En el cuarto piso está la que fuera la habitación del escritor desde donde se obtiene una impresionante vista panorámica de todo Valparaíso. Afuera, junto a la casa, se encuentra el Centro Cultural La Sebastiana, donde se realizan múltiples actividades culturales y talleres de poesía y vitrales. Es, sin dudas, un lugar de visita obligada en cualquier paseo por Valparaíso.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg