Notas > TURISMO > TURISMO - TORONTO
2917-33-banner.jpg
Lo mejor de mil mundos. Amable como provocativa, urbana y también verde, esta ciudad es dueña de un enorme legado cultural y un presente que la ubica como una de las tres ciudades con mejor calidad de vida del mundo. Aunque los turistas puedan pasar semanas disfrutando de sus bellezas arquitectónicas, quedarán igualmente extasiados con sus increíbles parques y espacios naturales. Este mes, un recorrido a fondo por una de las metrópolis más mágicas y bellas que existen.
 
2917-83-extra1.jpg
2917-264-extra2.jpg
2917-756-extra3.jpg
2917-471-extra4.jpg
2917-610-extra5.jpg
Paralizados por el frío se refugian en las entradas de los edificios para protegerse del viento en abril; en julio, los patios desbordan de multitudes que ríen y juegan en parques y a orillas del lago; en octubre los arces se tiñen de rojo y anuncian la llegada del invierno. Con la cara golpeada por el aire helado de febrero, la gente busca asilo bajo tierra en la increíble red de paseos subterráneos. Así como la gente cambia, también lohace esta maravillosa ciudad que se adapta para recibir turistasdurante todo el año.
Toronto es la capital de la Provincia de Ontario, la ciudad más grande de Canadá y el centro financiero del país. Su zona metropolitana se divide en Toronto (centro), North York, EastYork, Scarborough y Etobicoke. Aunque la mayor parte del cielo se vea dominado por rascacielos, también es dueña de inmensos espacios verdes: un total de 8 mil hectáreas, 1.500 parques y el Lago Ontario como telón de fondo.

VASTA Y COSMOPOLITA
Los habitantes de Toronto proceden de muchos lugares, por lo que cuenta con una gran riqueza cultural; pero una característica común a todos es su amabilidad y atención con los turistas. El idioma habitual es el inglés aunque comparte protagonismo con el francés; de hecho, casi todos los ciudadanos hablan ambas lenguas. Existen diferentes zonas multiculturales como ChinaTown, Portugal Villa, Little Budapest, Little Italy, Little Poland, GreekTown, Little India, Koreatown y el área que rodea a la Bathurst Street, poblada por la comunidad caribeña.
La zona central de la ciudad es un área inmensa que comprende varios sectores. El centro geográfico del llamado "Downtown" es el Eaton Centre, cuyo sector destacado es una gran plaza seca, la Dundas Square, en la esquina de las calles Dundas y Yonge Street, ésta última considerada la calle más larga del mundo hasta 1986. Allí se ofrecen todos los años recitales al aire libre, abundan los negocios a la calle y hay también un enorme shopping.
Hacia el oeste del Eaton Centre, en una caminata de media hora, se llega a la avenida Spadina por la que se puede tomar un tranvía para llegar a la exclusiva calle Bloor West; en este paseo se puede encontrar una de las zonas comerciales más elegantes de Toronto. En el medio del recorrido, aparece Yorkville, un barrio muy florido de restaurantes, bares y centros comerciales. Hay también dos zonas de la ciudad que últimamente se posicionaron como imprescindibles para visitar, son el West Queen West y Junction, para los que les interesa el arte, el diseño y la vida nocturna. Allí se pueden encontrar hoteles hermosamente decorados y una amplia gama de bares con bandas en vivo. Hacia el sur de la zona central de la ciudad se ubican el área de entretenimiento y el espacio más antiguo de Toronto, que incluye un histórico distrito donde funcionó una vieja destilería fundada en 1832 y que hoy luce totalmente reciclada. Vale la pena visitar el lugar por su arquitectura, esculturas, la oferta de arte y tiendas, como también para probar una auténtica cerveza canadiense.
Un paseo obligado es realizar alguna de las múltiples excursiones por el Lago Ontario y sus islas. Toda esta zona es llamada Waterfront y ofrece la posibilidad de subir a un barco y recorrer las aguas. Vale recomendar también la visita al muelle de Queens Quay, donde se encuentran cientos de comercios con artesanías típicas. En cuanto a las Islas, se destaca Centre Island, donde encontrará una réplica en miniatura de la ciudad de Ontario de comienzos del siglo XX.

Paralizados por el frío se refugian en las entradas de losedificios para protegerse del viento en abril; en julio, los patiosdesbordan de multitudes que ríen y juegan en parques y aorillas del lago; en octubre los arces se tiñen de rojo y anuncianla llegada del invierno. Con la cara golpeada por el aire heladode febrero, la gente busca asilo bajo tierra en la increíble redde paseos subterráneos. Así como la gente cambia, también lohace esta maravillosa ciudad que se adapta para recibir turistasdurante todo el año.Toronto es la capital de la Provincia de Ontario, la ciudadmás grande de Canadá y el centro financiero del país. Su zonametropolitana se divide en Toronto (centro), North York, EastYork, Scarborough y Etobicoke. Aunque la mayor parte delcielo se vea dominado por rascacielos, también es dueña deinmensos espacios verdes: un total de 8 mil hectáreas, 1.500parques y el Lago Ontario como telón de fondo.

VASTA Y COSMOPOLITA
Los habitantes de Toronto proceden de muchos lugares, por lo que cuenta con una gran riqueza cultural; pero una característica común a todos es su amabilidad y atención con los turistas. El idioma habitual es el inglés aunque comparte protagonismo con el francés; de hecho, casi todos los ciudadanos hablan ambas lenguas. Existen diferentes zonas multiculturales como ChinaTown, Portugal Villa, Little Budapest, Little Italy, Little Poland, GreekTown, Little India, Koreatown y el área que rodea a la Bathurst Street, poblada por la comunidad caribeña. La zona central de la ciudad es un área inmensa que comprende varios sectores. El centro geográfico del llamado “Downtown” es el Eaton Centre, cuyo sector destacado es una gran plaza seca, la Dundas Square, en la esquina de las calles Dundas y Yonge Street, ésta última considerada la calle más larga del mundo hasta 1986. Allí se ofrecen todos los años recitales al aire libre, abundan los negocios a la calle y hay también un enorme shopping.
Hacia el oeste del Eaton Centre, en una caminata de media hora, se llega a la avenida Spadina por la que se puede tomar un tranvía para llegar a la exclusiva calle Bloor West; en este paseo se puede encontrar una de las zonas comerciales más elegantes de Toronto. En el medio del recorrido, aparece Yorkville, un barrio muy florido de restaurantes, bares y centros comerciales. Hay también dos zonas de la ciudad que últimamente se posicionaron como imprescindibles para visitar, son el West Queen West y Junction, para los que les interesa el arte, el diseño y la vida nocturna. Allí se pueden encontrar hoteles hermosamente decorados y una amplia gama de bares con bandas en vivo. Hacia el sur de la zona central de la ciudad se ubican el área de entretenimiento y el espacio más antiguo de Toronto, que incluye un histórico distrito donde funcionó una vieja destilería fundada en 1832 y que hoy luce totalmente reciclada. Vale la pena visitar el lugar por su arquitectura, esculturas, la oferta de arte y tiendas, como también para probar una auténtica cerveza canadiense.
Un paseo obligado es realizar alguna de las múltiples excursiones por el Lago Ontario y sus islas. Toda esta zona es llamada Waterfront y ofrece la posibilidad de subir a un barco y recorrer las aguas. Vale recomendar también la visita al muelle de Queens Quay, donde se encuentran cientos de comercios con artesanías típicas. En cuanto a las Islas, se destaca Centre Island, donde encontrará una réplica en miniatura de la ciudad de Ontario de comienzos del siglo XX.

PUNTOS EMBLEMÁTICOS
La ciudad, basada en un estilo contemporáneo, tiene también joyas de otros tiempos que son puntos ineludibles: el Fuerte de York es quizás uno de los más importantes. Establecido por los británicos en 1793 para defender la ciudad de York (como se llamaba Toronto entonces), fue destruido casi en su totalidad durante la guerra de 1812, pero hoy en día se restauró parte de la edificación original de madera, piedra y ladrillo; en verano pueden verse hombres con uniformes militares británicos del siglo XIX que marchan y disparan mosquetes al aire. La Casa Loma es otra perla: cuenta la leyenda que Sir Henry Mill Pellatt, un industrial muy rico, quería tener un castillo y lo construyó en un cerro desde donde se podía ver gran parte de la ciudad. La construcción llevó tres años, pero el millonario sólo disfrutó de su "Castillo Medieval" por una década, debido a problemas financieros. Hoy, la Casa Loma es uno de los atractivos más bellos de Toronto, con su mobiliario original, salones, habitaciones y muchos detalles de principios del siglo XX. Si la piensa visitar, recomendamos subir a la torre y ver la ciudad desde una de sus mejores vistas. Otro punto clave es el maravilloso Royal Ontario Museum que, ya desde su magnífica entrada, es imposible de eludir. Conocido como el ROM, es un lugar lleno de contrastes entre lo moderno y lo antiguo. Cuenta con una gran colección de arte y piezas arqueológicas de muy diversas culturas y es también el lugar ideal para conocer más sobre la historia de Canadá y sus pobladores. Una mañana completa es suficiente para recorrerlo. También recomendamos visitar el Exhibition Place y conocer la Estatua de la Victoria que se erige sobre Prince`s Gate desde 1927.
Por último, la original Torre CN (Torre Nacional de Canadá)que aún merece la condición de "ícono": su principal funciónes como centro de comunicaciones de radio y televisión, perosu enorme altura y la posibilidad de visitarla la convirtió enuno de los atractivos turísticos centrales de la ciudad. Subiren sus ascensores de vidrio por la estructura independientemás alta del mundo (553m) es una de esas cosas que hayque hacer en la vida. En un día despejado, el paisaje desde laplataforma del mirador es único. Importante: las colas parael ascensor pueden ser de hasta dos horas. Si quiere darse ungusto puede comer en el premiado restaurante giratorio 360ºque se encuentra en la torre y que tiene "la bodega más altadel mundo". El precio de la subida en ascensor no se cobrasi va a comer allí.
En definitiva, si la idea es conocer una ciudad diferente en Norteamérica, posiblemente no exista ninguna con las características de Toronto. Un lugar en el que, sin importar el clima que haga, la gente y el entorno se acomodarán para que el viaje sea único.

LA CIUDAD SUBTERRÁNEA MÁS GRANDE DEL MUNDO
El PATH es una red de túneles peatonales de 28 kilómetros, que comunica más de 50 edificios del centro de Toronto. Sus 1.200 tiendas y puestos de servicios, lo convierten -según el libro Guinness- en el mayor centro comercial subterráneo del mundo. Estas increíbles galerías son ideales para recorrer en invierno, a resguardo del frío; se puede hacer de todo bajo tierra, ya que están todas las marcas de lujo, bancos y decenas de restaurantes. Se puede caminar de un punto a otro del Downtown sin tener que salir a la superficie y además tiene accesos al metro y al tren, elementos vitales en Toronto. Ojo, es un lugar donde se puede perder la orientación con facilidad, aunque hay planos para poder seguir adelante.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg