Notas > TURISMO > TURISMO - BANGKOK
2885-565-banner.jpg
La perla tailandesa. Conocida en la antigüedad como la “Venecia del Este” hoy sorprende a los turistas por su enorme variedad de atractivos: palacios y templos en honor a Buda, gigantescos centros comerciales, plazas y canales navegables y un polo gastronómico que va de puestos a la calle a la mejor cocina gourmet. Un viaje a lo profundo de la capital de Tailandia.
 
2885-363-extra1.jpg
2885-224-extra2.jpg
2885-881-extra3.jpg
Por josé medrano

Entre canales, centros comerciales, palacios y templos, la agitada vida de Bangkok conquistará el corazón de todos quienes la visiten. Su comida, el trato cordial de la gente, su cultura y sus increíbles paisajes harán de este un viaje único e inolvidable.

Bangkok es la capital y la ciudad más poblada deTailandia, además de ser el centro político, social y económico del Sudeste Asiático. Krung Thep, como se la conoce en tailandés, es enorme: más de 8 millones de personas conviven en medio de un gran centro histórico, con palacios y templos del siglo XVIII, y la parte moderna de la ciudad, con imponentes centros comerciales y edificios altísimos. Su arquitectura antigua, sus enormes mercados y sus extensos parques seducen a los turistas de todo el mundo. Llegar a Bangkok es un golpe a los estímulos. El primer impacto quizás lo da la calle Kaosan Road, el centro turístico del lugar, donde se pueden visitar bares, restaurantes, tiendas de masajes, de tatuajes, de ropa, libros, ¡de cualquier cosa! El lugar es paso obligado de los turistas, ya que está la mayor parte del alojamiento y las paradas de colectivos. Es un muy buen lugar para tomar algo y hacer compras, aunque no elmejor para comer.

LA VENECIA DEL ESTE
Moverse por Bangkok puede ser complicado si no se conoce la ciudad. El Skytrain (tren elevado) es la elección más conveniente. También existe el MRT (Metro), el barcobus, las barcas para los canales, taxis, colectivos y el clásico Tuk-Tuk, un triciclo motorizado; pero para conocer a fondo Bangkok es imprescindible dar un paseo en barco-taxi por el río Chao Phraya. Lo ideal es hacerlo bien temprano o durante la puesta del sol que se refleja sobre sus aguas para disfrutarlosin tanto calor. Los barcos también recorren los canales interiores de la ciudad, por lo que antiguamente se llamaba a Bangkok la “Venecia del Este”. En el paseo pueden verse distintos mercados flotantes; uno de los más visitados es el Damnoen Saduak, a unos 100 km de la ciudad, con infinidadde vegetales y frutas que lo convierten en un verdadero mercado gourmet. Aquí no sólo se puede comprar alimentos, también ropa y todo tipo de artículos. Los mercados son una de las constantes de la ciudad. Al Chatuchak se puede llegar vía SkyTrain o en metro. Es enorme y con innumerables puestos que venden desde ropa hasta animales. Es de esos lugares en donde regatear se convierte casi en un atractivo más para los turistas. ¡No dude en hacerlo!
Al lado de este mercado está el Chatuchak Park, que junto a Benjasiri Park y el Lumphini Park son de los más bellos de la ciudad. Este último es, además, el más grande. Si lo recorre cerca de las 18 horas podrá ver cómo todos se detienen cuando suena el himno, para luego continuar con sus quehaceres.
Otra de las cosas que adoran los tailandeses de la capital son los centros comerciales: los más famosos son el Central World, el MBK y Siam Paragon. Todos están en el área de Siam y son realmente enormes; el Central World es el tercero más grande del mundo. Al otro lado de los centros comerciales hay muchas tiendas más pequeñas donde se junta una gran cantidad de gente todas las tardes.

PALACIOS DE BANGKOK
El Gran Palacio y el Wat Phra Kaew son los más visitados por los turistas. El Gran Palacio comenzó a construirse en 1782 por el primer monarca de la dinastía actual, el Rey Yodfa Chulaloke (Rama I), cuando cambió de sitio la capital de Siam (nombre anterior de Tailandia) de Thonburi a Bangkok. Durante los siguientes reinados se construyeron más edificios en el recinto del palacio, especialmente durante el mando de Chulalongkorn (Rama V). Hacia 1925 se decidió que el rey no debía residir más en el palacio, por lo que el actual Rey Bhumibol Adulyadej (Rama IX) vive en el Hospital Siriraj (anteriormente vivía en el Palacio Chitralada, cuya arquitectura, colores y esculturas lo convierten en una visita obligada). Uno de los numerosos edificios dentro del recinto del Gran Palacio es el Wat Phra Kaew donde se podrá ver al “Buda Esmeralda”, la imagen más venerada del país, que data del siglo XV y que fue traída desde la ciudad de Chiang Mai.
Otros dos palacios que ameritan ser visitados en cualquier itinerario de viaje son el Palacio de Vimanmek y el Palacio de Dusuit. El primero fue trasladado desde la Isla de Koh Si Chang en 1902, mientras que el segundo, de estilo europeo, fue construido por Rama V en 1897.

UNA CIUDAD DE TEMPLOS Y BUDAS
Si hay algo que destaca a Bangkok son sus templos y budas diseminados por toda la ciudad. Y si la idea es recorrer estos lugares es muy importante tener en cuenta la vestimenta: no dejarán entrar a mujeres con polleras ni a nadie con pantalones cortos o con los hombros descubiertos. En las puertas de cada templo suele conseguirse el tradicional sarong (túnica) para que los vestidos inapropiadamente puedan cubrirse. Además, a veces hay que entrar descalzo.
Justo frente al Gran Palacio se encuentra Wat Arun, uno de los principales templos budistas de Bangkok. Su nombre significa “Templo de la Aurora” o “Templo del Amanecer”. Con 82 metros de altura, su torre (Prang) central es la más alta de la ciudad. En las esquinas del templo se sitúan cuatro Prangs de menor altura. Todas las torres del Wat Arun están decoradas con porcelana china. Lo más atractivo es la vista que se obtiene desde lo alto de la torre central, tanto del río como de los otros templos. La subida por sus enormes escalones es un esfuerzo que vale la pena.
Otro de los íconos de la ciudad es Wat Pho, no tanto por su recinto ni por su arquitectura, sino por lo que custodia en su interior, el monumento más grande del país: una enorme estatua de 43 metros de longitud y 15 metros de altura de Buda reclinado y recubierto de oro. En la parte trasera del santuario se pueden ver decenas de urnas con monedas que representan la tradición budista de repartir limosna.
Pero no sólo en Wat Pho hay un Buda gigante. En el templo Wat Intharawihan también se puede encontrar un pedazo de lo que fue un Buda titánico, además de otras 52 bellísimas estatuas que alberga su patio interno. Finalmente, en Wat Traimit o “Templo del Golden Buda”, se puede apreciar una estatua que hasta 1955 se creyó era de yeso, pero accidentalmente se cayó durante un traslado, el estrato de yeso se rompió y reveló su verdadera naturaleza: ¡5.5 toneladas de puro oro macizo! Este monumento deja sin aliento a cualquiera.
Así, entre canales, centros comerciales, mercados, palacios y templos, la agitada vida de Bangkok conquistará el corazón de todos quienes la visiten. Su comida, el trato cordial de la gente, su cultura y sus increíbles paisajes harán de éste un viaje único e inolvidable.

BANGKOK GOURMET
Como en la mayoría de los países asiáticos, la comida en Tailandia es una parte muy importante de su cultura. Tanto es así, que al saludar no preguntan “¿Cómo estás?” sino “¿Ya comiste?”. Los tailandeses disfrutan comiendo a toda hora y en cualquier lugar, por eso hay miles de puestos con comida repartidos por la ciudad. Comer en la calle es parte intrínseca de la cultura thai y una experiencia que ningún turista se debe perder. En estos puestos los productos son muy frescos y los sabores son únicos. Normalmente venden pinchos de carne a la parrilla con caoñiao (arroz pegajoso), Som Tam (ensalada de mango verde) o productos fritos de todo tipo. Es tan popular la comida callejera que hasta en los centros comerciales la emulan con zonas llamadas “Food Court” donde se come de manera muy similar. Pero también hay exquisiteces en restaurantes de todo tipo y con una cocina que se jacta de ser de las mejores de todo el Sudeste Asiático. Así, los fideos fritos con langostinos, el pollo con castañas de cajú, el pescado al vapor con limón, ajo y chili, las sopas picantes con mariscos o el cerdo con tofu y verduras, son algunos de los recomendados que se encontrarán en los menús de Bangkok. Pero ¡ojo!: Lo que en Tailandia no es muy picante, para un occidental significa que le caerán lágrimas del ardor. Vaya a lo seguro y siempre pida “no picante”.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg