Notas > AUTOS & ESTILOS > Paradigma de buen gusto y diseño italiano
203-568-banner_alfa.jpg
Probamos el Alfa Romeo 159 1.9 JTD 150 CV
 
Un privilegio de pocos (por lo menos por estas playas), es manejar un Alfa Romeo. Marca -si las hay- cargada de pergaminos. Juan Manuel Fangio logró su primer título mundial a bordo de una de las famosas “Alfettas”. Alfa Romeo compitió con singular éxito en la F.1, en Sport Prototipos, en Turismo y en cuanto circuito se encuentra en el mundo. La columna tuvo ocasión de probar el modelo 159 equipado con la planta de poder diesel 1.9 JTD de 150 CV y es poco lo que se puede agregar en cuanto a calificativos: veloz, seguro, confortable, de un equipamiento excepcional y líneas que en cada trazo revelan la excelencia del diseño italiano.
Comenzado pues el test vehicular, pudimos notar que el acceso al Alfa Romeo es fácil debido a sus grandes puertas, cómodo interior y posición del volante. Una vez que se le da ignición al potente motor diesel, el mismo, con un imperceptible ronroneo, nos indica que ya estamos prestos para iniciar el recorrido. El desplazamiento en ruta es notable: su suspensión conformada por un cuadrilátero deformable independiente en el tren delantero, e independiente con sistema de tipo multilink en el trasero, le permite un desplazamiento veloz y seguro, y encarar las curvas, sean o no de radio constante, es un verdadero placer. Esto se debe al gran trabajo que realiza la suspensión del Alfa Romeo, “casi de un fórmula”.
El volante es regulable en profundidad y altura lo que aunado a las regulaciones del asiento del conductor (como así también del acompañante) dan una conducción descansada durante muchas horas al comando de esta nueva muestra de la calidad Alfa Romeo. El parabrisas es panorámico y es barrido en un 80% de su superficie por un eficiente sistema de limpiaparabrisas. El tablero es de una visualización perfecta y los relojes de aguja le dan un toque deportivo al conjunto, que junto con el interior, la consola, las butacas de buen diseño y fino tapizado de cuero resumen el tradicional buen gusto y distinción de la marca. C&C tuvo ocasión de manejarlo bajo un fuerte aguacero con vientos cruzados y fue como hacerlo con piso seco, debido a su excelente diseño de suspensión que le da gran tenida en todo tiempo.
El baúl es de muy buenas dimensiones y el tanque de combustible tiene una capacidad de 70 lts, lo que sumado a un consumo de casi 5 litros cada cien kilómetros (en la unidad testeada por C&C) le da una autonomía de casi 1.400 kilómetros sin cargar combustible; es decir, que a velocidad constante de 110 kmts/h puede irse tranquilamente “sin parar” hasta Posadas sin cargar combustible, -un muy buen dato para tener en cuenta-. No es un auto pequeño, pero es ágil en el tránsito citadino y en la ruta es un placer manejarlo, inclusive es superior en tramos de montaña o faldeo sinuoso, lo que permite una “guida da corsa”, divertida pero a la vez segura.
Ágil, veloz, seguro, muy confortable, diseñado magníficamente con la tradicional elegancia italiana y una calidad superior, el Alfa Romeo crea adicción y cuesta mucho sinceramente bajarse de él. Sino que lo diga este escriba: luego de devolverlo en Módena Design, se sentó a llorar en la escalinata de la Facultad de Derecho mientras esperaba el colectivo 130.
“Sic transit gloria mundi”, decían hace 2000 años los romanos. Razón tenían de sobra.
Se lo firmo.

Texto: Carlos Daniel Arena


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg