Notas > AUTOS & ESTILOS > CITROËN C4 DIÉSEL 1.6 HDi SX
1967-230-citroen-banner.jpg
Excepcional planta de poder. Los nuevos motores diésel son imbatibles en cuanto a optimización del gasto de combustible como también a economicidad en cuanto al mantenimiento de los mismos. En el año que fenece, en el mercado común europeo, más del 60% de los autos particulares vendidos están equipados con motores diésel, por eso la columna no entiende la pequeña oferta de tanto fábricas como importadores de autos equipados con esta planta de poder. Es cierto, son más caros, pero además de su bajo costo en mantenimiento son más seguros que los nafteros. Quien se sube a un gasolero, difícil que vuelva al naftero; la columna lo asevera sin cortapisa alguna.
 
1967-892-citroen-extra.jpg
por CARLOS DANIEL ARENA

Hacía tiempo estaba coordinada con las chicas de la oficina de prensa de Citroën Argentina la realización de una prueba de consumo como también a fondo del vehículo Citroën C4 1.6 HDi SX AM73. ¿Qué tal, entonces, Mendoza? Largas rectas hasta la tierra del sol y el buen vino, luego las trepadas en la cordillera, curvas y contracurvas y distintos tipos de caminos: llámese asfalto o concreto (el viejo macadam, como se conocía en los tiempos mozos del escriba).
El C4 Diésel es un auto bien construido, como nos tiene acostumbrados Citroën desde su creación misma como empresa allá por 1919. El C4 bicuerpo tiene menor distancia entre ejes que su hermano mayor el sedán (2.608 mm contra 2.710 mm), además es más corta la carrocería (4.260 mm de largo contra 4.770 mm) y también es más bajo (1.470 mm contra 1.510 mm). El ancho es el mismo para ambos modelos (1.770 mm), mientras que en el peso el C4 5 puertas es cien kilogramos más liviano (1335 kg contra 1460 kg). El motor diésel es el mismo que equipa al Berlingo.
Pues bien, emprendimos el viaje a Mendoza, eligiendo la ruta más larga: tomamos la autovía a Córdoba desviando por Villa María, General Deheza, Holmberg y Villa Mercedes donde empalmamos la ruta 7 hacia San Luis y Mendoza. El viaje por las largas rectas de la autovía Rosario/Córdoba lo realizamos a una marcha sostenida de 130 km/h (límite máximo de velocidad) con una presión en los cuatro neumáticos de 35 lb.
No había casi viento en superficie y para optimizar las condiciones climáticas para la prueba acordada, decidimos realizar el tramo principal (Armstrong/Villa María) en las primeras horas de la noche. El rendimiento del motor diésel fue excepcional: 4,6 litros de gasoil cada cien kilómetros, la inyección directa con el sistema common-rail es un notable auxiliar para la optimización del rendimiento calórico del motor diésel y más en largos tramos de velocidad constante como los que sometimos al C4. Consignemos que realizamos el tramo Villa María/Homberg a 90 km/h consumiendo solamente 4,1 litros cada cien kilómetros.
Si se sobrepasan los 130 km/h con una temperatura de 26 grados, como nos tocó en San Luis, y ya a 700 metros sobre el nivel del mar el consumo sube, pero no como para ser notable: entre Alto Pencoso y Desaguadero marcamos un consumo de 5,6 litros cada cien kilómetros con viento de 30 km de frente, a 740 msnm y a 140 km/h de velocidad sostenida. Ya en la ciudad de Mendoza, el consumo subió a 6,3 litros, habida cuenta de la altura y del tránsito que nos obligaba al uso continuo de la caja.
En el tramo de la ruta 7 que va desde Mendoza al límite internacional con Chile, ascendiendo hasta los 3.500 msnm y con viento cruzado el consumo estuvo en el orden de los 8,02 litros cada cien kilómetros, lo que nos permite deducir el rendimiento calórico, como así también la optimización del consumo de esta excepcional planta de poder.
Ya de regreso y en descenso desde Mendoza, con viento de ¾ de cola el consumo a 130 km/h hasta la frontera con Santa Fe se clavó en 5,3 litros, luego en el tramo de mano y contramano con un infernal tránsito de camiones, usando constantemente la caja para el sorpasso de los mismos, el consumo subió a 8,08 litros cada cien kilómetros (casi igual consumo que en la trepada al túnel internacional). Consignemos que siempre usamos gasoil Eurodiesel y que este excepcional motor no gastó una gota de aceite en los casi 3.000 kilómetros de la prueba. En resumen: un producto con la excelencia a que nos tiene acostumbrados la gente de Citroën con una planta de poder diésel que el escriba no duda en adjetivar como excepcional. ¿Es para tanto? Vaya a una concesionaria, pida una prueba y después hablamos.

AGRADECIMIENTOS
A Valentina Solari y a la Sole de Citroën Argentina (fantásticas). A Virgina Rivera (gerencia RR. PP. de Sheraton Buenos Aires) de eficiencia anglosajona. A Sandra Capellani (gerencia marketing de Sheraton Mendoza) por tantas atenciones recibidas y de una eficacia digna de encomio. Un establecimiento donde la estadía en Mendoza será recordada para siempre. A Raúl Varese del hotel Vista de San Luis (excepcional). Al amigo Santiago Santamaría de la Bodega Melipal (un establecimiento a la altura de los mejores del mundo, que merece nota aparte) por su apoyo para la realización de la nota. A María del Carmen Ahlers Rivoir por su permanente apoyo logístico durante el largo viaje a Mendoza.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg