Notas > AUTOS & ESTILOS > SMART: MARAVILLA CIUDADANA
1667-625-smartbanner.jpg
¿UN AUTITO DE JUGUETE? NO UN AUTO 100% URBANO. ¿Qué le podemos decir? Vea: es un auto muy bien terminado, con detalles que hacen al buen gusto europeo, sus formas son inusuales para la gente y eso hace que sea mirado y admirado en cada semáforo que se detiene y en su tránsito por las calles, en donde está como pez en el agua.
 
por CARLOS DANIEL ARENA

Su motor de un litro de cilindrada y un consumo de cuatro litros de nafta cada cien kilómetros en ruta y seis en ciudad lo hace de por sí muy económico (el mismo va montado sobre la parte trasera). Cuando la columna lo mostró a unos quince transeúntes que se habían agolpado en la intersección de las calles Córdoba y Cafferata en Rosario (Donde hasta allí viajó para probar también el novedoso artefacto en ruta), uno de los curiosos espetó ¡Mirá tiene el motor igual que el Fiat 600! En realidad no es así. Si bien es cierto que su ubicación es similar, no lo es el desarrollo tecnológico de ambas plantas de poder: el mismo es silencioso y muy efectivo.
El Smart trata de incorporarse al mercado de los vehículos Premium que en este momento lidera el Mini Cooper. Claro, es diferente a todos sus congéneres del segmento, pero tiene sus condimentos de sal y pimienta que lo hacen sinceramente muy apetecible.
El diseño causa admiración y llama la atención; no hay dudas, pero se nota a las claras que es ciudadano ciento por ciento. Su terminación es excelente.
No nos gustó la caja de cambios equipada con embrague automático que se “arrastra” al pasar de una marcha a otra y demora la aceleración y por ende la agilidad del vehículo.
El equipamiento en lo que a multimedia se refiere es muy bueno: pantalla delantera con sistema touch y un reproductor de radio AM/FM con cargador para CD y MP3. Los parlantes son buenos pero podrían ser de mejor calidad. Tiene aire acondicionado con sensor de temperatura, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, alzacristales y espejos retrovisores calefaccionados. Su confort interior es excelente y hay muy buen espacio para ubicarse, aún gente con volumetría notable como quien escribe.
Eso sí, el Smart como todo auto con distancia corta entre ejes tiene una suspensión dura, y eso en las horribles calles de Buenos Aires, y aún en la doble vía a Rosario (Está en muy malas condiciones) hace que copie al milímetro todos los desniveles y baches.
En el baúl se pueden ubicar dos bolsos de buen tamaño. Hay buena cantidad de porta objetos y hay redes detrás de ambas butacas. Algo importante: el dispositivo USB está ubicado dentro de la guantera.
El Smart tiene airbags frontales y laterales de torax y cabeza, ESP (Estabilidad electrónica), freno hidráulico con ayuda de un servo para emergencias y ayuda de arranque en pendiente. Completo el chiquitito.
Sí le gustaría a la columna que se importase también la versión diesel, que tuvo ocasión de manejar en Europa (que vale decir está desde hace años plagada de estos autitos; lo cual es entendible por el problema de espacio que tienen).
Concluyendo, es el auto que faltaba en un nicho muy competitivo y que llega con personalidad propia. Está muy bien hecho. Falta que llegue la versión diesel.
Casi imprescindible.
Se lo firmo.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg