Notas > TURISMO > TURISMO - EGIPTO
1405-687-banner.jpg
TESOROS Y SECRETOS DEL ETERNO EGIPTO - Ruinas, templos, pirámides y misterios son algunas de las características que hacen de este destino algo realmente único, donde la naturaleza se sabe entender con secretos que no han sido develados jamás. Este mes en Clubs & Countries recorremos Egipto, uno de los países más enigmáticos dentro del turismo africano.
 
1405-253-extra1.jpg
1405-261-extra.jpg
1405-653-extra3.jpg
1405-331-extra4.jpg
1405-497-extra5.jpg
1405-13-extra6.jpg
1405-659-extra7.jpg
República Árabe de Egipto es un país de África, situado en su extremo nordeste, e incluye la península del Sinaí (que pertenece al continente asiático). La mayor parte de su superficie la integra el desierto del Sahara, sólo habitado en torno a los oasis. Su capital es El Cairo. Casi la mitad de los egipcios viven en áreas urbanas, sobre todo en los centros densamente poblados de El Cairo y Alejandría.

por JOSÉ MEDRANO

Egipto es posiblemente el único país en el mundo que entregó su nombre a una rama de la ciencia, la egiptología. Y aunque la mayor parte de su superficie la integra el inabordable desierto del Sahara, es uno de los países más poblados de África y también de los que atrae mayor cantidad de turistas. Es que entre sus fronteras los visitantes encontrarán lugares increíbles como las riberas del mítico río Nilo, el Mar Rojo, las ciudades del Cairo, Alejandría y Luxor, además de sus famosas pirámides, declaradas como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Pero si de turismo se trata, éste no sólo es una de las principales fuentes de ingreso del país por las personas que la visitan, sino por las inversiones que realizan las grandes cadenas de hoteles, lo que garantiza que los turistas encuentren a su disposición todo lo necesario para un viaje soñado por miles, e inolvidable para el que lo realice.

EL CAIRO.
En la capital de Egipto viven millones de personas, lo que la convierte en una auténtica metrópoli de tráfico y movimiento. Es, además, la ciudad de mayores dimensiones de África y Oriente Medio. Este centro neurálgico es un lugar mágico que no deja de sorprender con los más impresionantes monumentos y construcciones. Algunas de las principales atracciones se aglomeran en el centro histórico -declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-. Sin embargo, hay también puntos fundamentales por fuera de este centro: sin dudas, las joyas de la ciudad -y del país- son las Pirámides de Guiza, situadas a unos 20 kilómetros al suroeste de la capital y de las que nos ocuparemos más tarde. Ahora recordemos que Egipto es un país con un fuerte arraigo religioso y sus mezquitas son para el asombro: la de Ahmad Ibn Tulun es la más antigua y fue construida en el año 879 (d.C.) por un general del mismo nombre. Es la que se encuentra en mejor estado de conservación y un referente de Oriente: ocupa 2,4 hectáreas. También es notable la Mezquita-Madraza del Sultán Hasán, otra de las más grandes del mundo con 7.900 m² de extensión. Ya fuera de los increíbles monumentos religiosos de la capital egipcia, otro paseo imperdible se da en sus famosos mercados y ferias: el más importante es el de Khan al-Khalili, donde las sedas y las especias son los productos más demandados. En cuanto a las ferias, la de An-Nahassin es una de las más populares gracias a su gran oferta de objetos de cobre y metal. Para finalizar, y si la idea es visitar museos, el “Museo Egipcio” guarda en su interior una colección de 160.000 invaluables reliquias históricas que corresponden a la antigua civilización egipcia. Fue diseñado bajo el estilo neoclásico en el año 1902 y es una excelente atracción para conocer más sobre la fascinante cultura de este país (www.egyptianmuseum.gov.eg).

LUXOR Y ALEJANDRÍA.
Ya fuera de la Capital del país, concretamente a unos 700 kilómetros al sur, se encuentra la ciudad de Luxor que, vale decirlo, tuvo también otros nombres: los antiguos egipcios la llamaban Uast, que significaba “cetro” y los griegos la denominaron Tebas por su similitud con su hermana griega. Finalmente, los árabes la bautizaron Luxor o “Palacios con mil puertas”. Cuando aún se la denominaba Tebas, fue la capital del antiguo Egipto durante más de 1500 años. Antes de Luxor, la capital fue Menfis, después, Alejandría; hoy, lo sabemos, El Cairo.
En Luxor se encuentra concentrado el mayor número de monumentos de Egipto y los ejemplos más claros son los templos de Luxor y Karnak, un conjunto de riquezas históricas construidas principalmente por dos faraones, Amenhotep III (autor de la zona interior) y Ramsés II, que finalizó los monumentos, organizados alrededor de un patio interno donde funciona una mezquita. El resultado final: un paisaje imponente. También se recomienda visitar el Valle de los Reyes y de Las Reinas, donde se enterraron a miembros de tres dinastías diferentes a lo largo de los siglos y, por último, es inevitable conocer a los colosos de Memnón: dos gigantescos testigos en piedra que dejarán sin aliento a todo el que los vea. Luxor es una ciudad pequeña que se puede recorrer cómodamente tanto en taxi como en autos. Aunque desplazarse en estas calesas es más pintoresco, sin dudas es más rápido hacerlo en automóvil.
Otra gran ciudad de Egipto es Alejandría, quizás de las más antiguas del país y con una de las historias más fascinantes. Fue fundada por Alejandro Magno en el año 332 (a.C.), y fue el principal centro cultural del Mundo Antiguo. Tiene más de cuatro millones de habitantes y hoy es el principal puerto de Egipto y uno de los más importantes del Mediterráneo: quizás, para sorpresa de muchos, es la ciudad egipcia más moderna, occidental y cosmopolita. Situada en el delta del Nilo, Alejandría goza de grandes atractivos y un ambiente más relajado que otras ciudades. A lo largo de la mezquita Nehi Daniel, existen diversas atracciones como el Centro Cultural Francés y la Sinagoga Eliahu Hanabi, la única activa en el lugar. Junto a la estación de Ramla están los restos del Ceasereum, un magnífico templo que Cleopatra mandó a construir para su amante Marco Antonio. Muy cerca de este lugar se alza el famoso hotel Cecil de 1930.
En tanto, Midan Saad Zaghlul es el centro recreativo por excelencia de la ciudad: aquí se concentran los cines, restaurantes y pubs. También está el impresionante monumento a Zaghul Saad, antiguo líder de la nación. En la zona de Al Horreya se encuentra el famoso Museo Grecorromano y, adentrándose un poco más, uno de los barrios más residenciales del lugar. Alejandría tiene mucho para ofrecer y su mezcla de historia y actualidad la convierten en un destino fascinante.

LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO.
Las Pirámides son, quien lo duda, los más emblemáticos monumentos de Egipto, y sus construcciones se remontan a casi tres mil años antes de Cristo. Las más llamativas son las tres grandes pirámides de Guiza: las tumbas de los faraones Keops, Kefrén y Micerino. La función primordial de estas enormes construcciones era la de contener la “esencia” del rey por toda la eternidad. Según los textos descifrados en las pirámides, el rey resucita y asciende al cielo para vivir eternamente entre los dioses transformado en una estrella. La principal y más grande de todas las pirámides es la de Keops, construida -se estima- a lo largo de 27 años y pensada para que funcione como su propio mausoleo. Su altura original era de 146 metros, pero hoy en día es de 137 y su entrada está a una altura de 16.5 metros, aunque cerrada al público. La pirámide de Kefren es un poco más pequeña y junto con la de Micerino son las tres pirámides más modernas y de lados lisos, a diferencia de las pirámides escalonadas, más antiguas y el paso previo en cuanto a evolución.
Para quien visite estas maravillosas tumbas de piedra, la Gran Esfinge de Guiza será otro momento inolvidable: representa al rey con la fuerza de un león y con la inteligencia humana. Fue la primera vez que se utilizó esta estatua como guardián de la tumba real, al lado de las grandes avenidas que sirvieron para abastecer los materiales necesarios para la construcción de este increíble complejo funerario.
Durante años se pensó que representaba a Jafra (Kefrén), pero hoy se sabe, por la forma más cuadrada del rostro, que no se corresponde con él: por la ornamentación de la corona, de tipo más arcaico, y por el hecho de que su tumba se construyera dando un rodeo para evitarla, la Gran Esfinge representa a su padre Jufu (Keops), encarnando al dios sol Ra cuando surge, pleno de fuerza y poder, por el horizonte.
Ya que el estudio de las pirámides sería imposible de resumir en un artículo, el único atrevimiento que se permite quien escribe es negar que haya existido una mano extraterrestre en la construcción de estas tumbas. Está perfectamente probado que el hombre fue capaz de hacerlas y es un mérito que los egipcios merecen, por más esclavos que se hayan utilizado (teoría que también está en duda, ya que existían legiones de obreros que trabajaban fieles a sus creencias en las pirámides y que eran bien recompensados por esto). Quienes visiten las mesetas de Guiza simplemente déjense atrapar por la magia y el encanto de estas maravillosas construcciones.

UN RECORRIDO POR EL NILO.
El valle del río Nilo es una invitación a un viaje por la historia, un recorrido que permite observar las grandes maravillas de Egipto de Sur a Norte, desde Asuán hasta Luxor: uno de los recorridos más requeridos y el que recomendamos en esta reseña. El viaje puede hacerse previa reserva en alguno de los confortables barcos que ofrecen sus servicios con estratégicas paradas en travesías de dos a tres días para mostrar tesoros arqueológicos y maravillas del presente.
El recorrido comienza en Asuán y el tramo del Nilo que cruza esta hermosa ciudad permite observar el mausoleo del Aga Khan, la isla Elefantina, el Jardín Botánico y la fachada del hotel Old Cataract, donde se filmó parte de la película “Muerte en el Nilo”. Antes de zarpar también se aprovecha para visitar la isla de Agilkia, más conocida como Filé, donde las construcciones de la época grecorromana sorprenden por sus detalles y las muy bien conservadas imágenes de sus paredes. El primer tramo del tour llevará un día entero, y tras una noche en las aguas del Nilo se amanece con vistas sorprendentes: en la ciudad de Edfú y en Kom Ombo se aprecian más tesoros arqueológicos de la época grecorromana. El templo que se levanta en esta última ciudad cuenta con santuarios gemelos dedicados al dios Horus y al dios cocodrilo Sobek. Incluso hay una pequeña sala donde se hallan varios reptiles momificados.
El barco continúa su camino hasta llegar a la ya mencionada ciudad de Luxor, será un día completo dedicado a este increíble destino: primero la orilla occidental del Nilo con las 62 tumbas, incluida la de Tutankamón, la única que no fue destruida por saqueos y luego una visita por los templos de Hatshepsut, Ramsés III y los colosos de Memnón. Para quienes quieran más todavía, también se puede hacer un crucero por el lago artificial más grande del mundo, el Nasser, que se formó tras la edificación de la represa de Asuán. Hoy, gracias a la ayuda de la Unesco, se pueden volver a apreciar los increíbles monumentos dedicados a Ramsés II y su esposa, Nefertari, en Abu Simbel. A diferencia de los acelerados cruceros del Nilo, los que navegan este lago lo aprovechan para descansar, ya que el itinerario es más relajado y la idea es disfrutar de la naturaleza.


Inicio | Notas | Quienes Somos | Publicidad | Distribución | Staff | Ediciones Anteriores | Mapa de Sitio | Contacto | BUSQUEDA
AUTOS & ESTILOS | TURISMO | VINOS & GOURMET | AGENDA C&C | PARA TENER EN CUENTA | SALUD & ESTETICA | DEPORTES | ESPECIAL FIESTAS | TEMA DEL MES | DECO | SERVICIOS | BUSQUEDA
146-19-beaches-200.jpg